lunes, 4 de enero de 2010

¡Voilà!




Ya no me acuerdo de las rosas lejanas
De los bellos mares adornados
Con la espuma de un momento
Bueno
Sí me acuerdo
Pero ya no los necesito.

No necesito marco para mis fotos
Ni cimas para mi voz
Ha sido un difícil artificio
El vivir subido a un salpicón
Continuo
Impuesto
Guiado por fantasías dogmáticas
Sobre lo que debe ser
La verdadera felicidad.

No necesito soñar que me queda
............Un rincón lleno de amuletos brillantes
.........................Un jergón de calientes sentimientos falsos
..........................................Un hogar donde solo reine la ley del presente.

No me queda nada
No hay nada que soñar
No hay camino por andar

Solo hay un único fin
Un fin que es un principio

Ahora mis ojos se cierran y olvidan las adulteradas y lejanas dulzuras
Misteriosamente una luz rebota en mi ser todo ese tiempo
Abro los ojos

Y
Voilà


Ni más ni menos que lo que siempre he tenido delante de mis ojos
El mundo real que se me muestra sin más.

Suena: Kasabian – Secret Alphabets

15 comentarios:

supersalvajuan dijo...

¿No cansa la realidad?

Verónica Franco Ortegón dijo...

lastima que despertemos y nos encontremos de frente con ella, una realidad que quisieramos no fuera real... seguir entre sueños.. sin abrir los ojos...y simplemente volar.

Fernando. dijo...

Las cosas que se ven en la realidad son muy distintas a las que tú, como persona individual, pueds ver. Recuerdo la poesía "El poema", de Pedro Salinas. Las cosas, al escribir sobre ellas, al verlas desde una identidad personal, tienen otra realidad, tienen otra luz. Por eso cuando escribes que, después de recorrer un camino amoroso, dogmático o incierto, te despiertas y vuelves a enfrentarte de nuevo con la realidad,querido amigo, esa realidad no es en absoluto monótona, porque tú la tamizas en el momento de volver a verla y ya es distinta y puede verse con otra luz. Un cordial saludo.

Ananda Nilayan dijo...

Me has dejado sin palabras, Dani.
Profundas reflexiones en tus versos.
La realidad es lo que cada uno percibe desde su experiencia vital y en mi aparecer, a lo único que podemos agarrarnos con valentía.

Te dejo un besito.

TORO SALVAJE dijo...

Si.
Et voilà!!!
Prefiero no mirar a veces.

Saludos.

una más... dijo...

Esto es simplemente perfecto, lo que a veces me digo y me miento..
Petons.

Sol dijo...

Y si.. se te mete delante de los ojos y no queda mas remedio que mirarla... asi como venga!!!
Realidad... si... y si le agregamos algo de fantasia cada tanto mal no vendria... !!!
Besos cielo!!!

La sonrisa de Hiperión dijo...

No hay nada que soñar, porque hemos ya todos los sueños... que nos queda?

Saludos y un abrazo enorme.

jorge dijo...

Imaginamos, fantaseamos, programamos.

Pero lo que es, es.

La realidad, tozuda, siempre esta ahi para colocarnos en nuestro lugar.

Yo, a base de hacer solo lo que me apetece, voy consiguiendo que se adapte a mis imaginaciones, fantasias y programaciones...

... pero la realidad, tozuda...

VeroniKa dijo...

y muchos diran : es lo que hay.
pero yo no estoy del todo convencida de que solo hay esto.

seguro que hay mas fantasías que alimentar, sueños que recuperar y alguna que otra caricia que regalar.


gracias por tu visita, ha sido un placer leerte.

besos desde el sur.

Fero dijo...

La realidad y sus malas jugadas.
Pero no hay adonde huir después de todo; es mejor dejar de la felicidad en utopías y encontrarla en el mundo real.

excelente texto.
saludos.

Yemaya dijo...

No digas eso, siempre hay sueños que realizar, ilusiones que tener y esperanza que nos haga que lata con fuerza el corazón.
Un beso y un susurro

Megapili dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada con ese toque oscuro, trágico y deprimente para hablar de la realidad pero... ¿acaso no depende del ojo con el que la miramos?

^^

qui sap si... dijo...

I més enllà de les quimeres
que m’havien inoculat,
em veig en el mirall
afaitant-me la sota barba,
com sóc.
Aliè a tot lo forà,
foll per conèixer els camins
que em duen vora teu
i treballar els mots màgics
que t’obren somriures
i et fan oferir-me petons.
Els sons
que alliberen els dits
de pretèrites letargies
i els fan dòcils a carícies consentides,
sota llençols de ras,
a ras de llengua.
Jo si recordo
que em manca,
mirant l’espill cada cop
més emboirat
pel baf de l’habitacle,
i cada record em fereix
amb fil de sang
com un lleu tall
de la navalla d’afaitar.
Netejo el vidre amb el dors de la mà
–es nota que ets home, diràs-
i retorno a la realitat quotidiana,
sense dolçor
i sense l’acurada presa
d’una relació
que em tiri cap davant.
Amb tot em seguiré afaitant,
netejant sens dubte
els fils vermells
de la meva sang.

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Wow...
Que profundo escrito.
Me gustó.

Un fuerte abrazo, cuidate mucho.
Besos.