lunes, 24 de noviembre de 2008

En un mundo perfecto...


En un mundo perfecto

Las palabras no quedarían

Como quedan

Presas vulgarmente

De las bocas que las dicen.


Siempre tendrían un lado rugiente

Por lo menos una esquinita de sinsentido

Que salvaría la belleza del mundo

Belleza

Del mundo

Vaya…

Con las palabras…


¿Porque siempre van a perseguir

Rápidamente nuestras cabezas

Su cauce tranquilo y clasista

Su devenir simple y vacuo?


Me gustaría librarme de todas ellas

Burlarme de este sucio invento humano

Para empezar a decir cosas de verdad

Para meterme en la garganta

Un trueno entero

Y poder nombrarlo tal como es

Saliendo estrepitoso por mi faringe

Quemando en un fogoso sin sonido


Pero solo puedo

Decir “trueno”

Y ya está


Por lo menos

Lo que digo

Sonará “interesante”

O no será lo “típico”

O será un poco “triste”


Si pudiera librarme

De todo lo que digo

Y solamente ser…


9 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

ay las palabras
siempre dejando huellas
y nosotros pasamos de ellas
sin ser más que residuos fonéticos

muakismuakis

Red Pèrill dijo...

Pots.... menja't uns bolets alucinògens...

Toda tuya, perra..

Raquel Fernández dijo...

Algunas veces las palabras son jaulas. Lo esencial siempre es indecible.
Un excelente poema.
Cariños.

Patricia Picón dijo...

ah... el silencio...
ah... sólo ser...
sí por favor, sólo paz.

DKaW_ dijo...

Elisa: aún así recaemos y las necesitamos... supongo que en la incoherencia esta lo interesante de ser persona

DKaW_ dijo...

red: pos... en seriu k ho stava pensant

DKaW_ dijo...

Raquel: ¿y porque no un nuevo lenguaje? (¿se puede?)

DKaW_ dijo...

patri: el silencio muchas veces cura lo que estamos intentado arreglar con demasiadas ideas y conceptos... darse cuenta por eso... es otra historia

Patricia Picón dijo...

Sí, y me encanta esa idea, la comparto, es ese espacio de paz que por pretensiones no permitimos existir, expandirse. En el silencio se halla esa calma que con ansiedades muchas veces rompemos, la cabeza ya se sabe... la loca de la casa.
Y A pesar de lo maravilloso del silencio me gusta y mucho tu pensar-escribir, es claro, claro!