sábado, 19 de diciembre de 2009

¿Acaso puedo?





Quiero subir por un camino
Sentado sobre el humo
En la misticidad de un segundo
Y por primera vez
No me importa que esté prohibido.

Quién me prohibe
Extender mis lazos
De azul cielo hacia la ventana
Quien puede
Decirme
Ahora puedes
Ahora no puedes.

Crezco como la hierba del campo
Y estoy en todas partes
cuando respiro
siempre me quema
no poder captar
todos los segundos
que vivo.

Sin embargo siempre hay alguien
Que se cree con poder sobre la vida
Y me corta las alas
Con sus ojos de ser moralmente superior
Y dice que es por mi bien
Mientras
Termina
Mi libertad.

¿Pero es que acaso puedo
Arrancarme mis cosas queridas
Decir
Que no son parte de mi
Enterrarlas
En un cárcel oscura y fría
Llena grandes lecciones
Y regentada
Por el miedo?

¿Acaso puedo
Vivir solo una vida?
Puedo elegir
Prohibirme
A mi?

15 comentarios:

HUMO dijo...

Nadie puede cortarte las alas si el vuelo esta dentro de ti.
Creo que lo tienes, porque me elevas cuando te leo.

=) HUMO

Sol dijo...

Debemos ser nosotros siempre, nada de prohibiciones, se tu, en tus actos y sentimientos, pero siempre tratando de que no salga gente lastimada obvio!!!
Besos cielo, llenos de luz para ti!!!

Noray dijo...

No hay más límites
que la propia libertad.


Saludos

MentesSueltas dijo...

En estos días, siempre pedimos y prometemos... pues entonces que cada deseo sea una flor, cada dolor una estrella y cada lágrima una sonrisa.

Mis mejores deseos de armonía y paz interior.

MentesSueltas

La sonrisa de Hiperión dijo...

Quizás nunca podamos. Pero estoy harto de perder batallas sin haber luchado...

Saludos y un abrazo.

Ananda Nilayan dijo...

Es uno quien se prohibe. Es uno quien cede su poder al otro.
Eres libre, tan libre como estos versos que me han tocado la fibra.

Un abrazo.

mara dijo...

Que nadie nos prohiba nada ,esa sería la mejor de las prohibiciones.
Ya la vida nos parará cuando ella lo considere.
Un beso

Fernando dijo...

No hay que exagerar, querido amigo. La vida está llena de limitaciones. Es tarea nuestra ponderar esas limitaciones y buscar en nuestro interior la capacidad de crecer en nosotros mismos. Así nacerá nuestra comprensión hacia los demás y nos adaptaremos a este mundo irracional en que nos ha tocado vivir. Tus versos, muy buenos (como diría el alcalde de Madrid). Un abrazo.

mariarosa dijo...

vuela, vuela a pesar de lo que te digan. Aún sólo puedes volar con la imaginación.

Un saludo.

mariarosa

TORO SALVAJE dijo...

El poema es espléndido.
Nuestra libertad es un espejismo.
Estamos presos hasta de nosotros mismos.

Saludos.

Verbo... dijo...

No te prohibas subir en todo aquello que sea bueno y edificante.

Un beso.

sunny dijo...

cada inspiracion es una puerta a la eternidad,
solo tenemos que estar atentos....

abrazos y buen invierno, Dani

Bohemia dijo...

nosotros somos nuestros propios verdugos, nuestros propios miedos...pero también somos quienes les damos alas a nuestros sueños...

Besos

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

A mi también me quema no respirar cada segundo de esta vida. No disfrutarlos, no vivirlos. Prohibirnos a nosotros mismos? ja, ni hablar amigo, aunque nos lo ponen difícil. Tangos gurús de las buenas prácticas, de la moral exaltada, de la demagogía más cínica que se pueda siquiera imaginar.

Sigamos amigo¡¡


Un abrazo y por ende en estas fechas aunque suene un poco a cliché. FELIZ NAVIDAD

la mujer fatal psicodélica dijo...

Como bien has dicho eres hierba que crece