jueves, 1 de mayo de 2008

Niño de la boheme


He pasado

De beber agua de la fuente

He pasado

De sentarme en un pedestal muy alto

A lamentarme

De que haya tanta gente abajo

Y ¡oh, ah, uh! Que soledad...


No se si crees

Que me levanto cojo mi pluma

Suspiro y me invaden las musas

Pues no

No pertenezco a tal club.


No digo soy poeta

No escribo para que me lluevan los laureles

No me levanto por la mañana

Creyendo que soy el hombre distinto

Que distingue con sus palabras

Tanta insulsa vulgaridad


Me interesa más

La vulgaridad en si

La sustancia de la vida.


No soy surrealista

No soy clasicista

(¿Te digo la verdad?

Tengo a Bécquer y a Breton

Cogiendo polvo

A estas alturas

No creo que los lea.)


Yo no llevo flequillo

Ni hablo en verso para que se me vea

No podría


La vida pasa muy deprisa

Y todo es muy complicado

La gente se muere

No me da tiempo a decidir

Si escribo guay o no

Te echo la basura que tengo

Como te la echa el mundo

Niño de la boheme.


Yo

Sabes

Me levanto cada día

Y tengo un trabajo

Pienso en dinero

Y me cago en la puta

Con el alquiler


A veces estoy muy cansado

A veces

Me gustaría reventarlo todo

Destrozarme los nudillos

Con la ciudad


Entonces cojo y escribo

Solamente vomito palabras


No me da tiempo

A ser poeta.


Suena: Metallica - Battery

8 comentarios:

Red Pèrill dijo...

Pfff es casi el mejor final de la historia...

Raquel Fernández dijo...

Fantástico. Pero yo sí creo que sos poeta.
"Me interesa más la vulgaridad en sí, la sustancia de la vida"; creo que es lo mejor que leí en mucho tiempo.
Pienso que se escribe por dos motivos fundamentales: para impresionar a los otros (levantarse minas, recibir laureles, sentirse "distinto, mejor, genio incomprendido") o por necesidad. Yo escribo por necesidad. Porque es mi manera de exorcizar mis fantasmas, escaparme un poco de mi rutina agobiante de esposa/madre/ama de casa recontramilpodrida y poner en claro algunas cosas. Pero soy más común que un diente de león, y me encanta serlo.
Cuando hice taller literario tuve relación con gente que sí se sentaba en un pedestal y creía que era superior al resto de los mortales. Y escribían poemas que eran una maraña de palabras estrambóticas, siguiendo la premisa descabellada de que, cuanta menos gente te entiende, mejor escribís. Cada vez que escribo un poema, lo someto a un pequeño examen: me pregunto si mi vieja lo entendería si lo leyera. Y si concluyo que lo entendería, el poema pasa la prueba. Porque, como a vos, me interesa la vulgaridad, la sustancia de la vida, la gente común, la que reniega todos los días con el alquiler o con lo que sea. Y busco que esa gente me entienda.
Este poema ME ENCANTÓ. Te felicito.
Un gran abrazo desde Buenos Aires!

Anónimo dijo...

SuBi:

Que viva la vulgaridad si señor! Ser otra oveja mas tampoco esta tan mal, y al fin y al cabo, la lana nunca sale igual, no? jejeje felicitats Klem!

Raquel Fernández dijo...

Volví para leer el poema una vez. Es fabuloso.
Me encantan tus fotos.
Un beso.

DKaW_ dijo...

RED: Después de Casablanca...
Subi: Lo que no mola es que una oveja le diga a la otra, bah, que oveja que eres. xd
Raquel: Creo que en cierto momento de mi vida llegue a pertenecer al selecto grupo de genios incomprendidos del mundo, bueno, lo entiendo con 16 años... a cierta edad leer gente de pelo en pecho que solo escriben odas a si mismos me retuerce bastante el estómago, ¿porque todo el mundo torpedea cualquier trabajo y se cree el guardian de la cultura de su país? Hay demasiada poca gente que escuche y demasiado "artista" que escribe solo para escucharse a si mismo.
Un fuerte abrazo y gracias por pasar como siempre.

Gabriela Bruch dijo...

qué no sos poeta ? quién te dijo eso ???? fantástico poema que revela la realidad nuestra de cada día, el hambre y la sed no se curan las letras , sin embargo...

desde argentina
desde los malos aires

DKaW_ dijo...

Gracias gabriela, muy generosa con tu comentario. Un saludo desde barcelona, ciudad de modernos y de artistas de last generation xd

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Dkaw:
Cierto, este poema es hermoso, si no por el trabajo metafórico, o por su pretendido alejarse del discurso poético tradicional, si tiene una actitud poética, adoptas en estos versos un ademán poético que lo salva. Aparte de que pocas cosas pueden llegar a ser más bellas que la sinceridad, y este poema es sinceridad pura, y creo que eso es lo que engancha de él. A mí me ha gustado mucho. Un abrazo:
Tadeo