miércoles, 4 de noviembre de 2009

Esta es la aventura más larga

Que conozco

se titula mi vida

y se parece mucho a otras películas.


Dejo escapar bufidos de disgusto

Tras un telón de acero

Un pandemónium inquieto

Comido por la ansiedad


La locura perpetua

De mi generación


El vórtice de sonidos densos y muertos

La épica de mil noches de supervivencia

La muerte golpeando tu nuca

Cercana

Así somos

Y así soy.


Ya que

Este fiero mundo

No me deja gritar

Me ahogo en lágrimas destiladas


Espero no haber despertado

A ningún vecino

Espero

Haber dejado

Que la rueda siga girando

Un día más…


Hoy

Podría ser

Ese miércoles cualquiera

En que digo

Piensa diez minutos cada día

Y te liberarás

Oh pero

Tienes que doblar la ropa tendida

Sacar del taller el coche

Y juega el Barça contra el Rubin Kazan.


Ellos empatan

Y tu te has muerto un día más

Sin molestar demasiado a nadie.

6 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Agua destilada es la que hacía falta en Rusia esta tarde. Y vodka, mucho vokda.

Cecy dijo...

Yo crei que podria ser un dia mejor.
Mira futbol, ehh!

;)

besos.

una más... dijo...

Qué te falta?
o..
Qué te sobra?

elisa...lichazul dijo...

dany

cuidado con ahogarse seguido en esas lágrimas "destiladas" ojo con los grados:=)

empatar al menos es equitativo

besitos relax para ti
miércoles que no des de miér...coles

elisa...lichazul dijo...

erratas

des...sea

Salvador Pérez Alayón dijo...

Tu vida y mi vida se hace necesario mirarla, pero mirarla solos es algo casi inútil, porque difícilmente encontraremos motivos para cambiarla o utilizarla mejor.
La película de nuestra vida se hace necesario mirarla acompañado por Alguien que sepa ayudarnos a descubrirnos tal y como somos; Alguien que sepa decirnos lo importante que somos y todo lo que valemos; Alguien que nos da esperanza al comprendernos, esperarnos y ofrecernos lo que realmente buscamos y queremos.
Es verdad, juega el Barça, empata y las cosas se le ponen difíciles, pero nada cambia. El tiempo se ha gastado y el próximo partido, pase lo que pase, ocurrirá lo mismo, independiente de que gane o pierda el Barça. Todo sigue igual hasta el punto que todos pasamos, pero ÉL no pasa, y al no pasar nos sostiene y nos devuelve la vida. El Barza no, por lo tanto, el Barza sólo será un juguete para disfrutar sin darle otra importancia ni locura. Lo que importa es ÉL, Aquel que no pasa.
Un abrazo.