viernes, 6 de noviembre de 2009


Viernes tarde
Es noviembre
Y nieva
Es el año dos mil
Tu y yo estamos en manga corta
Con un par de huevos
Bebiendo cerveza
De la más barata que hay


Tu y yo
Que cerramos
Todos los bares
Que tumbamos
A los más expertos
Que siempre nos queda
Una hora más de fiesta
Nos sentamos y decimos


Es una señal
Hemos nacido para algo grande


Para algo más que ser sumisos
Para algo más que
Asumir la corbata en nuestro cuello
Nacidos para ser
Libres de todo y sin excusas
Fuera del
Mundo conformista adulto


Sellado con nieve
El nuevo mundo
Que lo sepas
Lo empezamos tu y yo.


Año dos mil nueve
Muchas cosas han cambiado
Y a la vez casi ninguna
Vivimos
En un mundo enfermo
Atragantado de tanto gris
Las multinacionales siguen
Comiéndole terreno al mundo


Y tu y yo…
Caímos
En la lenta desgracia del dinero.


Ya no nieva
Pero bajo el hielo
Deberá nacer nuestra flor
O deberemos fundirnos con el hielo
Porque nacimos para algo grande sabes
Y el nuevo mundo
Que lo sepas
Lo empezaremos tu y yo.


Antes que nada
Brindando
Por el dolor
De la juventud
Que poco a poco
Se pierde
Y dando la bienvenida
A todos los que
Hoy se sientan
Por primera vez
A decirse
Que han nacido para algo
Y no pararán hasta conseguirlo.

13 comentarios:

Fero dijo...

absolutamente genial.

Por todos los asombrosos procesos que debe pasar el ser humano para ver la luz del mundo, sé que hemos nacido par algo grande.
Aunque a veces lo más grande que logremos en la vida sea descubrir que lo sabemos: hemos nacido para algo grande.

saludos.

Sol dijo...

Estoy segura que si... y el que se lo propone... lo logra!!!
Fuerza entonces y para adelante!!!
Geniallllll ... me ha motivado este fin de viernes!!!
Besos llenos de luz para ti!!!

Lluve dijo...

Yeah! "no habrá tantos canapés pero habrá más cojones"

HUMO dijo...

Los sueños, estan para eso!

=) HUMO

supersalvajuan dijo...

Y que no se acabe la cerveza.

una más... dijo...

...
Quieres creer que acabas de ayudarme a tirar para alante en algo que no tiene ningún futuro a dia de hoy?
pero qué c... he nacido para eso!
Si sale bien, te lo debo ;)
Petons!

Fernando dijo...

Un abrazo muy grande a ti, poeta de verdad. Tu reflexión tiene fuerza y pureza y nos trae un universo de ideas y de inquietudes. ¿Eres conciente de lo bien que escribes? En mi reposo te seguiré leyendo y recibiendo tan gratísimos mensajes. Me recuerdas a un Fernando de 18 años cantando con sus amigos en los rastrojos de los alrededores de Madrid, sin dinero para tomar una cerveza ni sitio para acompañarnos, pensando en nuestra manera de transformar el mundo. Te hablo de hace csai sesenta años. Un fuerte abrazo.

sunny dijo...

para algo grande
y hay que descubrirlo
y conquistarlo cada dia,

me gusta tu escrito

un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

"Que han nacido para algo
Y no pararán hasta conseguirlo."


Amigo, por mucho que nos cueste admitirlo, siempre hay esperanza. Metida en un cajón... olvidada en una papelera. Pero siempre se sigue adelante.

Saludos y un abrazo.

Ananda Nilayan dijo...

Dani, eses un Poeta. No hay más que añadir.
Un abrazo.

aQuieSToyYo dijo...

¡Dios mío! ¡No será verdad que tú, a tus 25, piensas parar de soñar que naciste para hacer algo!

Recuerda al menos la fuerza de tus versos.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Un viernes, tal como hoy, hace sesenta y cuatro años, vine al mundo, a este mundo bello y hermoso si realmente descubrimos la mirada con la que debemos mirarlo.
Muy pronto me di cuenta que en las cosas que me iba ofreciendo y experimentaba no estaba lo que buscaba. Ni el bar, la moto, el coche, el sexo, la riqueza, el poder, la droga, la admiración, los elogios, el saber...etc. me cansaría de buscar... nada me ofrecía lo que buscaba. Simplemente lo pasaba bien, pero como el humo que consume el tiempo de un cigarro, así volvía a la triste realidad en la que estaba. Tenía que haber otro camino, otro elixir que me ofreciera un agua viva que me saciara definitivamente y sin agotarse.
Al fin, después de probar y probar me he dado cuenta que está dentro de mí, sólo tengo que destaparlo y abrazarlo y experimentar su encuentro. Porque si no lo saboreo y experimento su olor, su misericordia, su perdón, su entrega, su paciencia, su generosidad, su compañía, su fidelidad, su humildad, su espera... nunca sabré donde está lo que realmente busco.
Un abrazo.

Sublimaciones dijo...

claro que si.. nacimos para grandes cosas, grandes motivos han de colaborarnos, grandes personas hemos de toparnos y momentos felices que vivir.